Ruturcharya o “rutina estacional”

Según la medicina Ayurvédica,todas las personas deberíamos empezar a hacer un cambio de rutina unos quince días antes de cada cambio de estación, empezando por una limpieza profunda de nuestro cuerpo, interior y exteriormente. Para ello podemos comenzar con un par de días de ayuno, alimentándonos con frutas, verduras, jugos, infusiones y agua, ofreciéndole un descanso a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

Una vez hemos eliminado las toxinas acumuladas, es momento de implantar nuevos hábitos que aunque los incorporemos lentamente, a la larga notaremos un profundo cambio en nuestra vida.

A continuación os dejo un listado, ejemplo de rutinas para dos semanas, aunque la lista la podéis modificar a vuestro gusto, teniendo en cuenta que todo nuevo cambio ha de ser una mejora personal. También puede variar el tiempo para implantarlas, dos semanas, tres, cuatro…, lo importante es que el cambio sea algo natural y consciente.

Rutinas

Primera semana

• Revisa tus armarios y tu nevera, elimina todos los alimentos en mal estado, procesados, con azucares añadidos.
• Prescinde del microondas y de recalentar tus alimentos.
• Sustituye los azucares por stevia, frutas, pasas, sirope de ágave…
• Hazte con una buena provisión de frutas y verduras.
• Cambia la decoración de tu casa. Elimina lo viejo, lo que no uses. Minimiza.
• Toma un suplemento de Vitamina C.
• Incorpora ejercicios de Pranayama diarios, puedes empezar con tan solo cinco minutos.
• Reemplaza el café por infusiones de hierbas.
• Pásate a lo integral, pan, cereales, pasta.

Segunda semana

• Haz ayuno de noticias, ¡apaga la televisión!
• Mejora tus compañías.
• Ten más contacto con la naturaleza.
Medita diez minutos cada día.
• Lee temas espirituales.
• Toma cada día zumo de naranja.
• Reduce el consumo de proteínas animales.
• Sal a pasear.
• Incorpora especias a tus alimentos (cúrcuma, canela, cardamomo).
• Reserva tiempo para darte un masaje.
• Sonríe.
• Perdona, olvida, deja ir.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Aomm.tv el 23 de junio de 2016.

Fotografía Aomm.tv

Anuncios

Los alimentos como energía

Uno de los objetivos a la hora de alimentarnos es el de llenarnos de energía y proporcionar los nutrientes adecuados a nuestro cuerpo, pero no siempre tenemos en cuenta este concepto cuando nos sentamos en la mesa.

El significado de alimentarnos debería ser siempre el de nutrirnos con una dieta sana, natural y equilibrada.

La ciencia de la medicina china, se centra principalmente en la energía de los alimentos, que pueden clasificarse como alimentos Ying y alimentos Yang.

Tanto unos como otros pueden ser extremos, lo que conlleva que necesitemos consumir alimentos poco saludables para contrarrestar sus efectos. Si por ejemplo hemos comido carne, notaremos que nuestro cuerpo nos está pidiendo algún alimento dulce, café, algún lácteo…

Si lo que comemos pertenece a alimentos con energía Ying, como podría ser alguna bebida azucarada, sentiremos necesidad de compensar con alimentos Yang, queso, embutido, etc…

Alimentos Ying extremos

Son los que nos crean hinchazón, enfrían, desconcentran, tienen un efecto rápido, bloquean las grasa y nos hacen acumular líquido.

Alcohol, café, bebidas azucaradas, lácteos, frutas tropicales, solanáceas (pimientos, tomates, berenjenas, patatas…).

Alimentos Yang extremos

Acumulan, engordan, crean sensación de calor, y nos dan necesidad de dulce.

Marisco, aves, carnes, quesos, huevos, embutidos, pizzas, bollería, sal.

Lo ideal para mantener nuestra energía equilibrada es optar por alimentos con vibración estable, y consumirlos diariamente:

  • Endulzante naturales (melazas de cereales, sirope de agave, concentrados de fruta naturales).
  • Frutas frescas (locales)
  • Frutas secas
  • Semillas
  • Verduras verdes, redondas, de raíz.
  • Algas
  • Legumbres
  • Proteínas vegetales (Seitan, Tofu, Ahumados, Tempeh)
  • Cereales integrales y pasta integral
  • Pescado

Namasté.

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Marzo de 2016.

Renacer y renovarse en primavera

No se vosotros, pero a mi la primavera es una estación que me encanta, por muchos motivos, por ejemplo, oscurece más tarde, la temperatura es cálida, es más fácil levantarse temprano, y la naturaleza brilla con todo su esplendor.
En primavera la energía es ascendente y activa, ya lo dicen “la primavera la sangre altera”.
Normalmente en está estación nuestro apetito disminuye y nuestro cuerpo de forma natural se centra en limpiarse a si mismo, tanto a nivel físico, como a nivel emocional, es por eso que nuestras emociones estén más a “flor de piel”.

Personalmente siento que es una estación para renovarse, y de ver las cosas de forma diferente, entrando más en contacto con nuestra verdadera naturaleza.

Al igual que en el resto de estaciones, la primavera requiere de unas pautas a la hora de alimentarnos, para poder recibirla con vitalidad y alegría.

En primavera el hígado y la vesícula biliar son los órganos que requieren más atención y cuidado, y dentro de la medicina china su elemento es madera.

Alimentos en primavera

Evitar los alimentos grasos y pesados, también los alimentos muy salados como la salsa de soja, miso, carnes, huevos, embutidos, quesos…
Intentar que nuestra dieta sea lo más ligera posible, plantas tiernas, hojas verdes frescas, germinados, y granos integrales.
Tomar infusiones de te de menta, diente de león, te verde.
Opta por la fruta para tus desayunos, en licuado o entera, te ayudaran a depurar tu organismo.
Hiervas pungentes, albahaca, hinojo, mejorana, romero,perejil, eneldo, hojas de laurel, cardamomo, cúrcuma.
Verduras de raíz y dulces, como la zanahoria, chirivía, nabo, rábano.
Incluir también algas, cebollas, limones y ajos, para limpiar y liberar nuestro cuerpo de residuos.
La espirulina es un alga de gran ayuda en primavera, para desintoxicarnos de los excesos del invierno, la podéis encontrar en capsulas o en polvo.
El cardo mariano, está especialmente indicado para desintoxicar el hígado y estimular su regeneración.

Preparación de los alimentos

Cocina tus alimentos de una forma más simple.
Come diariamente alimentos crudos (traen renovación).
Cuece tus alimentos por menos tiempo pero a más temperatura (salteados).
Cuando cocines con agua, no utilices mucha,lo ideal es una cocción ligera o al vapor.

Recomendaciones

Al ser el hígado el órgano más congestionado en primavera, es habitual sentirnos tensos y alterados,  por eso es recomendable realizar actividades que nos relajen, pasear en las horas más cálidas, practicar yoga y meditación, pintar, escuchar música relajante, estar en la naturaleza…

“La naturaleza nos ofrece en esta estación la oportunidad de renovarnos y de renacer, fluir y seguir sus señales es la mejor lección que podemos aprender”

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Abril de 2016.

Quinoa con verduras crujientes

¿A quien no le gusta la Quinoa?, creo que todos los que ya la habéis probado, os encanta como a mi. No se si será por su textura, por lo nutritiva que es o por lo versátil que es, ideal para ensaladas y  también para platos calientes.

Al igual que el arroz integral, me aseguro de que nunca falte en mi despensa.
Lo mejor de este tipo de cereales, es que puedes crear y probar con ellos un montón de recetas, como la que hoy os traigo, su nombre lo dice todo, cuando la preparé sabia que estaría buena, pero me quedé corta, ya que quedó buenísima, por su sabor especiado, su textura y colorido.
Un punto muy importante es no cocinar mucho las verduras, para poder apreciar la combinación de texturas y sacarle más partido a los nutrientes.

Ingredientes

Un vaso de Quinoa
Dos vasos de agua o caldo vegetal
Un diente de ajo
Medio puerro
Un trozo de pimiento verde
Un trozo de pimiento rojo
Una zanahoria
Sal
Salsa de soja o Tamari
Pimienta
Cominos
Aceite de oliva o sésamo

Preparación

Lavar la Quinoa debajo del grifo en un colador.
Mientras tanto poner el agua o caldo a hervir, incorporar la Quinoa, tapar y cocer durante 15 o 20 minutos.
En una sarten sofreir las verduritas con el aceite de oliva o sésamo, y una pizca de sal, unos 3 o 4 minutos.
A la hora de trocear las verduras personalmente me gusta jugar con las formas, para darle más variedad a los platos, en este caso, la zanahoria la he troceado de forma circular, el pimiento rojo y verde en tiras, y el puerro en trozos más pequeños. El ajo prefiero dejarlo bien picado.
Cuando la Quinoa esté cocida, la incoporamos a las verduras, añadiremos un poquito de salsa de soja o tamari, y las especias.
Emplatar.
¡Buen provecho!

Warrior Aura

image
Coraje, seguridad, confianza, estas son las cualidades que transmite Warrior Aura, una joya llena de energía que nos ofrece Mukhas, en su nueva “Colección Aura”.

Cualidades

Un Aura fuerte que nos protege de todas las formas de negatividad y abre nuestro camino a las decisiones y emociones exitosas. Se asocia con la prosperidad y la abundancia.

Las personas con este tipo de aura tienen un alma de acero, y mantienen una actitud positiva incluso en la adversidad, con una gran sabiduría interna e intuitiva.

warrior-aura-de-plata-y-cuarzo-arcoiris

Propiedades de las Gemas

El Cuarzo Arcoiris: en bruto con destellos dorados, índigo y violetas junto con la Plata, promueve la fortaleza interna y protege frente a energías negativas. Es una guía para el universo.
Plata 925: Metal precioso que estimula la percepción, la comprensión y la auto-observación.
Rudraksha: Estas cuentas “mágicas”, usadas por sus propiedades desde la antigüedad, son cosechadas de manera sostenible en los árboles del sudeste de Asia.
La madera de Rudraksha contiene 4 elementos: carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. Es conocida por aumentar la claridad y la conciencia general, ayudando a calmar la mente y disipar las energías negativas. Se relaciona además con el aumento de energía y resistencia, al tiempo que proporciona cualidades electromagnéticas en contacto con la piel.

Te invito a visitar Mukhas si quieres conocer más a fondo esta maravillosa colección.

Namasté

Este invierno, ¡Siéntete radiante!

Hace unos meses compartí con vosotros un artículo en donde os hablaba sobre como mantener una energía saludable en otoño, ahora, que estamos sumergidos en pleno invierno he pensado que es buena idea, indagar un poco en la estación más fría y oscura del año.

El invierno tiene su parte mágica,  es una época de descanso, tiempo para la meditación profunda, y para almacenar nuestra energía. También nos volvemos más receptivos e introspectivos. Tanto el frío como la oscuridad nos empujan de alguna manera hacia dentro, lo que nos invita a conocernos más profundamente.

Hay que tener cuidado con la parte menos positiva de esta estación, ya que por ejemplo corremos el peligro de abandonarnos por completo a la pasividad y sufrir sus consecuencias, aumentar de peso, desgana, apatía, temores…

La emoción que prevalece en invierno es el miedo, los riñones y la vejiga son los órganos que se ven más afectados. También se dice que la capacidad auditiva aumenta en invierno, siendo más sensibles a los sonidos, siempre que tengamos unos riñones sanos.

Según la fisiología china cada órgano de nuestro cuerpo está relacionado con un elemento, y en este caso el elemento es el agua.

Al igual que en el resto de estaciones, en invierno necesitamos un tipo de alimentación, y buenos hábitos, para que nuestra energía no decaiga y nos sintamos llenos de vitalidad.

Recomendaciones alimentarias

  • Toma alimentos salados y amargos (sin abusar), ya que promueven el descanso y la concentración. Este tipo de alimentos enfrían la parte exterior de nuestro cuerpo,  y llevan el calor hacia el interior.
  • Opta por las sopas espesas, calientes, los granos integrales, miso, salsa de soja, algas, nueces, semillas…
  • Elige verduras como endivias, nabos, apio, espárragos, alfalfa.
  • Compra tus frutas y verduras en mercados locales, y que sean alimentos de temporada.
  • Busca la parte amarga de algunas frutas y verduras, por ejemplo la ralladura de limón, hojas exteriores de col…
  • Añade cereales como el centeno, avena, quinoa, amaranto, trigo sarraceno. Incluyelos en tus desayunos, en forma de porrige.
  • Evita los alimentos fríos, sobre todo por la noche.
  • Utiliza especias para aportarles calor y sabor a tus platos, como el jengibre, cardamomo, pimienta, clavo y ajo.
  • Haz de las infusiones tus aliadas, té rooibois, Chai tea, te blanco, té de menta, té yogui…

image

*Joyas Mala de Rudraksha y gemas de Mukhas Collection

Estilo de vida

  • Cultiva tu interior. Aprovecha las horas más frías del día para escucharte, descansar, meditar…
  • No abandones tu práctica de yoga o el deporte que realizas el resto del año, piensa que la actividad física te fortalece en todos los niveles.
  • Aprovecha las horas de sol, sal a pasear, llénate de su energía.
  • Enfréntate a tus miedos. En invierno está emoción está más acentuada, no aplaces, ni postergues lo que sabes que tienes que hacer. En cuanto notes la emoción actúa inmediatamente, no dejes que el miedo te reste energía.
  • Haz que sea una estación nutritiva, en todos los niveles, eligiendo tus alimentos, tus bebidas, tus libros, tus películas, tus amistades, tu tiempo…

Todas las estaciones tienen características especiales y únicas, ¡aprovéchalas!

Namasté.

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Enero de 2016.

Desbloqueate y fluye

image

¿Quien no ha sentido alguna vez como un “nudo” en el estomago?, ¿A quien no se le ha ido el apetito tras recibir una mala noticia o al estar temeroso ante una situación?. Posiblemente nos ha pasado a muchos de nosotros.

Nuestro cuerpo cuenta con varios centros energéticos, uno de ellos se encuentra a la altura del estomago “centro ombligo”, cuando la energía no fluye de forma natural se bloquea y de alguna manera nos frena, nos avisa de que algo no anda bien, hay un atasco energético.

Uddiyana Bandha, es un ejercicio yoguico, no se considera una asana, sino un bandha. Uddiyana significa elevarse, controla el flujo energético y regula el prana o energía vital.

Este Bandha nos ayuda a tonificar los órganos abdominales, aumenta el fuego gástrico o “agni” y elimina toxinas.

Técnica

  • Sitúate de pie en Tadasana, separa tus piernas unos 30 centímetros. Dobla un poco tus rodillas e inclínate hacia delante.
  • Coloca tus manos en la zona media de tus muslos, y baja tu barbilla hasta que se apoye en el hoyuelo que hay entre las dos clavículas.
  • Inspira profundamente, y espira de forma rápida, deja que el aire salga de golpe.
  • Reten la respiración, y empuja toda la zona abdominal hacia dentro, elevando el estomago hacia el esternón.
  • Sostén la posición unos segundos, mientras te sientas cómodo.
  • Deshaz la postura lentamente, colocando tus manos en las caderas y realiza varias respiraciones lentas y profundas.
  • Puedes repetir el ejercicio entre 6 y 8 veces, y siempre con el estomago vacío.

Variante

Uddiyana Bandha puede realizarse también de forma dinámica, en esta variante un movimiento rítmico acompaña la zona abdominal, mientras retenemos la respiración. Aunque lo más aconsejable es que practiques y controles primero su técnica de forma estática.

Os dejo un vídeo, en donde Sri Swami Purohit, maestro hindú de yoga y meditación, nos enseña esta técnica.

Namasté

Fotografía y vídeo Swami Purohit