Respira…y olvídate del insomnio

Ya estamos metidos de lleno en el mes de septiembre, dentro de poco empezaremos a notar como los días se acortan, oscurece antes, y nuestros hábitos de vida pasan a un plano más relajando e introspectivo.

Todos estos cambios a veces nos pueden resultan un tanto incómodos y notar como a nuestro cuerpo le cuesta acostumbrarse. Uno de los momentos en donde solemos ser más sensibles al cambio de rutina es a la hora de dormir, pero afortunadamente siempre tendremos a mano la herramienta más poderosa que existe para que no nos afecten en nuestro descanso nocturno, la respiración.

Si estas empezando a notar ciertos síntomas de insomnio y te cuesta conciliar el sueño, te recomiendo este ejercicio respiratorio y de conciencia corporal.

Túmbate boca arriba, separa tus piernas y deja caer los pies relajados hacia los lados. Toma una inspiración larga y profunda, mantén el aire en tus pulmones mientras cuentas hasta tres. A continuación expulsa el aire, suave y lentamente.

Repite este ciclo de respiración varias veces.

Se consciente de todo tu cuerpo, esta vez dirigiendo la inspiración a cada zona, tus manos, piernas, pecho, espalda…

Imagina que con cada inspiración vas llenando tu interior de luz, una luz blanca, y con cada exhalación eliminas toda tensión y todo bloqueo interno, incluyendo pensamientos, obsesiones y todo lo que enturbie tu mente.

Déjate ir, y mantente en ese estado el tiempo que necesites.

Cuando estés preparado para recuperar el control de tu cuerpo, empieza a moverlo lentamente, estírate y abre tus ojos.

Namasté

Fotografía Aomm.tv

 

 

Anuncios

Meditacion Yoga Nidra

image

Hoy me gustaría hablaros del Yoga Nidra, un método milenario, que personalmente me encanta, suelo utilizarlo al final del día, antes de dormir.
El yoga Nidra es una forma de meditación, recomendada especialmente para relajar y soltar el cuerpo y la mente.

Esta técnica nos ayuda a entrar en un estado de relajación, y facilitar el descanso nocturno. Esto se consigue utilizando la respiración y aflojando uno a uno todos nuestros músculos, explorando cada zona del cuerpo.

La diferencia de esta meditación es que no es necesario mantener ninguna postura, simplemente te puedes tumbar en Shavasana, en tu mat, o en la cama, cómodamente. Lo único que hay que tener en cuenta es intentar estar presentes, respirando en el aquí y en el ahora, estando consciente e intentar no dormirte.

Al empezar y terminar Yoga Nidra, se suele emplear Shankalpas (resoluciones afirmativas), son frases cortas y positivas, que se repiten tres veces, sintiéndolas y visualizándolas como si ya formasen parte de nosotros. El objetivo es realzar algún aspecto que creemos necesitar.

Si por ejemplo tienes la sensación habitual de estar cansado, y apagado, puedes utilizar la siguiente frase ¡soy una persona vital y llena de energía!, es importante que sientas ese estado y que te visualices en el, como si ya formase parte de ti.

Os dejo dos extractos de la plataforma Aomm.tv, para que podáis conocer algo más sobre esta técnica.

Respira, suelta y sana
Relajación profunda con Yoga Nidra

Fotografía Aomm.tv

Namasté

Asana: Balasana

image

En el Yoga existen posturas que nos dan la sensación de acompañarnos en el momento adecuado, a veces puede ser por la estación en que nos encontramos, como la actual, el otoño , tiempo de introversión, o por que simplemente nuestro cuerpo y nuestro ser tiene la necesidad   de recogimiento o interiorización.

Hoy me gustaría hablaros de Balasana, una postura de introspección, también llamada la postura del niño, proviene de la pose fetal, es la postura que muchos bebés adoptar para dormir o descansar. También se la conoce como postura de la luna “Shashankasana”, sabiduría, reverencia, humildad, rendición.
Balasana nos proporciona la oportunidad de respirar consciente y plenamente, para expandir la caja torácica.
Esta postura calma el cuerpo y la mente.

Balasana, se suele utilizar como descanso o pausa entre otras posturas yoguicas, para volver a nuestro centro y escucharnos, de igual forma la podemos emplear cuando necesitemos ese momento para encontrarnos nuevamente con nosotros mismos.
LA TÉCNICA

Sitúate en el suelo, sobre las rodillas y las palmas de las manos sobre el suelo, inclínate hacia delante, apoya el torso contra los muslos, estira los brazos hacia delante, la frente apoyada contra el suelo, intenta mantener los hombros alejados de las orejas.

Siente como tus manos reposan sobre la madre tierra, la que nos sostiene, siéntete en sintonia con ella.
Cierra tus ojos, y respira lentamente, absorbiendo la energía positiva de la naturaleza, y al exhalar nota como expulsas todo lo negativo, lo que te sobra, lo que no necesitas, pensamientos, viejas emociones,tensiones.
Enfoca tu atención, agradece este momento de unión, de reverencia hacia lo divino, lo que te protege.
Permanece en la postura el tiempo que consideres necesario.
BENEFICIOS

-Relaja y aquieta la mente.
-Aumenta la irrigación sanguínea del cuerpo hacia la cabeza.
-Fortalece y estimula el sistema nervioso.
-Equilibra y estimula los Chakras Manipura y Ajna.
-Elimina Toxinas.
-Masajea y estimula los órganos del abdomen y riñones.
-Elimina el estreñimiento.
-Tonifica los músculos pelvicos.
-Flexibiliza la columna vertebral,caderas, muslos, rodillas, y tobillos.

Fotografia-Aomm.tv

Sentir el yoga

image
Fotografia: Mukhas

¿Estas pensando en aprender Yoga, o quizá hace poco tiempo que has comenzado su practica?, me gustaría compartir contigo algunas de las impresiones que he ido recopilando a través de mi experiencia.

 Pienso que una vez inicias esta senda, no hay marcha atrás, te darás cuenta de que poco a poco te vas sumergiendo en su filosofía, te dejas absorber por ella y la asumes como un estilo de vida. Te sienta bien y te sientes bien.
 Uno de los errores más habituales al principio, es pensar que solo consiste en un entrenamiento físico, error. El significado de Yoga es “unión”,cuerpo, mente y espíritu se fusionan para ayudarte a conocer tu verdadera esencia, reencontrarte con tu autentico “yo”.
No importa el tiempo que le dediques, tu decides, lo importante es comprometerte contigo mismo y ser disciplinado, más vale practicar una asana conscientemente y en estado de concentración que quince de ellas, deprisa y mecánicamente, céntrate en tus sensaciones internas.
 Puedo recordar como al principio de mi práctica, al estar dentro de una postura, me sorprendía pensando en cual sería la siguiente que realizaría, en vez de entrar en la asana que estaba practicando, sintiéndola.
También es importante fijar una hora diariamente, para convertirlo en un hábito. Yo elegí las 6,30 de la mañana, ya que a esa hora todavía puedo percibir el silencio, y mi mente está totalmente fresca tras el descanso nocturno, también la temperatura es más adecuada, sobretodo ahora, en verano.
Comprobarás por ti mismo que al cabo de unas semanas de práctica te despertarás automáticamente, sin la ayuda del despertador.
No tengas miedo, ni pienses que no eres lo suficientemente flexible para realizar las asanas, te puedo asegurar que poco a poco, irás comprobando como tu flexibilidad aumenta, y con ello el bienestar interior.
La respiración te ayudará muchísimo, es más, forma parte de la asana. Cuando realices una postura, recuerda inspirar en los momentos de apertura y expirar cuando el movimiento requiera una flexión o torsión.
Recuerda también que es el movimiento quien acompaña a tu respiración,  por ejemplo, al elevar tus brazos mientras inspiras, y una vez termina tu inspiración, bajarlos mientras exhalas. Pero ante todo, piensa que lo más importante es la escucha de tu propio cuerpo, no lo fuerces, mímalo y tratalo con cariño, deja que se vaya adaptando poco a poco a las posturas.
Yoga es un tiempo para ti mism@, dedicatelo.
Namaste