Shanti Chakra Mala

Las gemas poseen propiedades energéticas capaces de activar nuestra energía, son autenticas maravillas de la naturaleza, cada una diferente, nunca encontrarás dos iguales. Es habitual utilizarlas a la hora de la meditación, como piezas significativas en altares personales, para crear un espacio único y con una intención espiritual.
Al estar en contacto con nuestra piel nos transmiten su peculiar energía o mensaje.

Hoy quiero compartir con vosotros una pieza única de Mukhas Collectión, el Shanti Chakra Mala. Esta especialmente formulado para abrir los siete chakras, o centros energéticos de nuestro cuerpo.
image

Representando cada color y cada gema un Chakra. El buen funcionamiento de los Chakras determina nuestro equilibrio cuerpo-mente y el flujo de “prana” o energía.

Los siete Chakras son: Raíz, Sacro o Sexual, Plexo Solar, Corazón, Garganta, Tercer Ojo y Corona.

Propiedades de las gemas

Cuarzo Cristal: Gema que aumenta la sabiduría espiritual y el conocimiento, así como la claridad del pensamiento. Abre y activa el Chakra Corona.

Amatista: La Amatista es una piedra muy poderosa. Aporta equilibrio espiritual, armonía y sentimiento de paz. Se considera que tiene un fuerte poder de curación. Abre y activa el Chakra Tercer Ojo.

Ágata: Esta gema en sus diversos coloridos, equilibra y armoniza el cuerpo, la mente y el espíritu. Es una fuente de inspiración, fortaleciendo nuestra capacidad analítica, y otorgando confianza en uno mismo. La Ágata azul cielo abre el Chakra Garganta.

Aventurina Verde y Naranja: La Aventurina simboliza la energía y la prosperidad, ayudando a obtener los beneficios buscados. Se cree que con esta piedra la suerte estará de tu lado. Esta gema en su colorido verde, protege, activa y abre el Chakra Corazón, mientas que la anaranjada, el Chakra Sacro.

Serpentina: Conocida como Jade Coreano, se cree que esta gema aporta longevidad y vitalidad. Está asociada con el Chakra Plexo Solar.

Cornalina: La Cornalina protege al portador de todas las formas de negatividad. Restaura la vitalidad y la motivación, y ayuda en la toma de decisiones exitosas. Abre y activa el Chakra Raíz.

Rudraksha: Estas cuentas “mágicas”, usadas por sus propiedades desde la antigüedad, son cosechadas de manera sostenible en los árboles del sudeste de Asia.

La madera de Rudraksha contiene 4 elementos: carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. Es conocida por aumentar la claridad y la conciencia general, ayudando a calmar la mente y disipar las energías negativas. Se relaciona además con el aumento de energía y resistencia, al tiempo que proporciona cualidades electromagnéticas en contacto con la piel.

Si os interesa conseguir este auténtico mala, lo encontrareis en la categoría “equilibrio y armonía” de Mukhas.

Anuncios

De corazón a corazón

image
Mukhas

Cualquier práctica de Yoga empieza y termina con un saludo clásico Hindú, consiste en un Mudra y un Mantra. El mudra “Atmanjali” y el mantra Namasté.

Atmanjali mudra se basa en juntar las palmas de las manos, justo a la altura del corazón, o como sucede al finalizar la práctica delante de la frente, para llevarlas después hacia el corazón; los codos se levantan un poco e inclinamos levemente la cabeza, mientras pronunciamos el mantra “Namasté”.
Su traducción viene a ser “El alma divina que hay en mi saluda al alma divina que hay en ti” o “Ofrezco mis reverencias la alma divina que hay en ti”.

“Atman” significa alma, y “Anjali” ofrecer a si mismo. “Nama” reverenciar o agradercer y “te” ti, usted.

No existe sesión sin este saludo divino, es la esencia de toda creación, una intención con actitud espiritual, una manera de mostrar respeto hacia todo y todos.
Es un saludo de entrega, de sinceridad y transparencia. El gesto realizado con este mudra expresa amor, unidad, equilibrio, agradecimiento y humildad.

Atmanjali nos conecta con nuestra alma, situada en el corazón, y que se puede visualizar como una flor de loto blanca, invitándola a abrirse con este gesto.

También estamos conectando los dos hemisferios, izquierdo y derecho del cerebro, equilibrando las energías del sol y la luna, uniendo cuerpo y espíritu.
Práctica meditativa
Puedes realizarla sentado en posición meditativa o de pie en Tadasana (postura de la montaña), mantén la espalda recta, hombros relajados, junta tus palmas de las manos a la altura del corazón, apoya la base de los pulgares en el centro del pecho, levanta levemente los codos.
Cierra los ojos y respira profundo y lento, intenta visualizar el centro de tu corazón, como si fuese una flor de loto blanca. Mantente en esta posición el tiempo que consideres, hasta que te sientas renovado y lleno de energía.
Práctica dinámica
Otra forma de emplear este gesto es al realizar el saludo al sol (Suyanamaskar) o de la luna (Chandra Namaskar), o para volver a tu centro entre cada ciclo de asanas.
También existen posturas como el guerrero I (Virabhadrasana), en donde seguimos conectándonos con nuestro interior a través de Atmanjali, al unir las manos sobre nuestra cabeza.
Al finalizar nuestra práctica agradecemos la experiencia y la sellamos con Atmanjali Mudra.

Beneficios

-Equilibra y renueva la energía
-Calma la ansiedad y el sistema nervioso
-Nos aporta paz y armonia
-Conseguimos claridad mental
-Nos ayuda a tener una actitud meditativa y conectarnos con lo divino.

Namasté