Asana: Tadasana

Tadasana o montaña, también llamada Samastbiti, es una de las primeras asanas que se suelen aprender al iniciarse en la senda del yoga. Aunque a primera vista nos pueda parecer simple, hay que realizarla con consciencia para beneficiarse de sus efectos.

Técnica:

Sitúate de pie, con los pies juntos, y los dedos gordos tocándose. Enraizate bien con el suelo, para ello mantén los dedos de los pies lo más abiertos posible.

Tensa las rodillas, subiendo las rotulas. Manten la zona abdominal hacia dentro y el pecho hacia delante, estira todo lo posible la columna y crece hacia arriba, no dejes que esta se arquee.

Manten tus brazos a los lados del cuerpo, tensándolos y manteniendolos activos.

Permanece en esta posición durante varias respiraciones. Puedes realizarla con los ojos abiertos o cerrados, y de esta forma ser más consciente de las sensaciones.

Intenta que el peso del cuerpo esté repartido en ambos lados.

Tadasana, suele ser la base en el comienzo de cualquier serie, y también está presente entre ciclos de Vinyasas para volver a nuestro centro.

Beneficios:

Aporta ligereza al cuerpo y agilidad a la mente

Nos enseña a permanecer de pie correctamente

Mejora la postura

Fortalece los muslos, rodillas, tobillos, abdomen y nalgas

Estabiliza la mente y mejora la concentración

Namasté

Fotografia: Aomm.tv

 

Anuncios

La visualización en el yoga

Siempre me ha gustado utilizar la imaginación en muchos aspectos de mi vida, crear las cosas primero en mi mente y luego en la realidad.

La técnica de la visualización es una herramienta muy poderosa, para trabajar con nuestra mente subconsciente, y llevarla a planos más elevados.

¡Si puedes imaginarlo puedes conseguirlo!, ¡las cosas siempre son creadas dos veces, primero en la mente y luego en la vida real!, son frases que explican claramente la importancia de saber imaginar y visualizar lo que queremos conseguir en la vida, y nuestra dirección en ella.

En la práctica del yoga, tanto en las asanas como en la meditación cualquier practicante sabe como usar esta técnica, forma parte de la enseñanza.

Si hace poco que has comenzado a introducirte en la senda del yoga, me gustaría compartir contigo, algunos puntos importantes que puedes emplear en la hora de tu práctica.

Asanas

Algunas posturas te pueden parecer sobretodo al principio imposibles de realizar, para corregir esta idea, dedica un tiempo a estudiar esas posturas visualizando vídeos y mirando fotografías, luego llévalas a tu mente, para ello túmbate boca arriba en una postura cómoda, cierra los ojos e imagina como entras en la asana siguiendo las instrucciones que has estudiado. Repite este ejercicio las veces que creas conveniente. Cuando estés en tu mat te será más fácil completarla.

 Meditación

La visualización también es sumamente importante dentro de la meditación. Utilizando la respiración puedes visualizar como al inspirar tu cuerpo se llena de prana, de energía, imagina que absorbes una luz blanca que llena todo tu cuerpo, cuando exhales siente como expulsas todo lo negativo, lo que no necesitas.

Otro ejercicio que puedes practicar es sentir tu cuerpo desde dentro, los órganos, las arterias, o las sensaciones externas, tu piel por ejemplo.

Con la practica de la visualización conseguirás una vida más plena y podrás eliminar obstáculos que quizá no te estén dejando avanzar.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 14 de septiembre de 2016.

Fotografía Mukhas Collection

Asana: Dhanurasana

Dhanurasana o postura del arco es una asana que enriquece profundamente nuestra espina dorsal y la flexibiliza.

Técnica

  1. Túmbate en el suelo boca abajo.
  2. Dobla la pierna izquierda y coje el tobillo con la mano.
  3. Dobla la pierna derecha y haz lo mismo.
  4. Manten los brazos estirados y arquea el tronco tanto como puedas.
  5. Empuja con las piernas hacia atrás y hacia arriba.
  6. Nota como el peso del cuerpo se suspende sobre el vientre.
  7. Lleva la cabeza hacia atrás.
  8. Procura que la distancia entre las piernas sea similar a la anchura de tus caderas.
  9. Manten tu atención en la región lumbar.
  10. Permanece en la postura de ocho a diez respiraciones.

Beneficios

  • Perfecciona el sistema circulatorio
  • Da elasticidad a los hombros
  • Aporta un masaje a la médula espinal
  • Estimula los nervios y activa la caja torácica
  • Masajea los órganos abdominales
  • Fortalece todo el cuerpo, sobretodo los músculos pectorales y dorsales

Nota: Si al principio notas que es una postura demasiado intensa para ti, intenta ir arqueando únicamente el torso, y poco a poco, con el tiempo puedes ir subiendo las piernas a la vez, para completar la postura.

Namasté

Fotografía Aomm.tv

 

Asana: Adho Mukha Svanasana

image

He querido empezar la sección de asanas con una de mis  favoritas, Adho Mukha Svanasana, que significa el perro con la cara hacia abajo.

Es una asana bastante utilizada, ya que forma parte del Suryanamaskar (saludo al sol), secuencia de doce posturas que utilizamos para ir calentando el cuerpo al inicio de la sesión, también la incorporamos entre diferentes Vinyasas para descansar y volver a nuestro centro.

Aunque a simple vista parezca una postura sencilla, reconozco que al principio puede resultar un poco incomoda, ya que cuando empezamos a practicarla la mayoría nos damos cuenta de que nos falta flexibilidad y resistencia.

PRACTICA

  • Colócate en tu esterilla, apoya las rodillas y las manos en el suelo. Intenta que tus rodillas y los pies mantengan la misma distancia, más o menos la anchura de tus caderas y tus manos el mismo ancho que tus hombros.
  • Inhala y sube la pelvis , estira bien las piernas y los brazos. Cuando exhales, baja los talones hacia el suelo, todo lo que puedas.
  • Intenta tener la cabeza y los hombros sueltos, relajados, y enraíza bien las manos contra el suelo, abriendo y estirando bien los dedos.
  • Aguanta la postura unas cinco respiraciones aproximadamente, mantén la zona abdominal activa.

BENEFICIOS

  • Nos aporta energía.
  • Flexibiliza la columna, hombros y tobillos.
  • Logra un gran estiramiento en la parte posterior de las piernas.
  • Aumenta el riego sanguíneo.
  • Equilibra los hemisferios cerebrales.

Como la mayoría de posturas, el secreto para perfeccionarlas es la regularidad en la práctica. Verás como al cabo de unas semanas, la flexibilidad y el bienestar al practicarla aumenta.

Namaste