Muladhara “el Chakra que te conecta con la tierra”

Seguro que habrás oído millones de veces el termino de “Chakra”, pero quizá no sepas exactamente cual es su significado ni la función que tiene.

Chakra significa “rueda”, y son siete los principales, se dice que son núcleos de energía o centros energéticos. Están situados a lo largo de la columna vertebral.

Hoy me gustaría hablarte del primero de ellos.

Muladhara Chakra

Este primer Chakra se encuentra situado en la base de la columna, en el perineo, entre el ano y los genitales. Esta relacionado con la reproducción, la supervivencia, todo lo relacionando con el mundo material. Nos conecta con la tierra y nos aporta seguridad en nosotros mismos.

Este Chakra al igual que el resto puede encontrarse abierto, o cerrado y bloqueado.

Se dice que un Chakra está en un nivel optimo cuando a modo de remolino su energía gira en el sentido de las agujas del reloj, y a la inversa cuando está cerrado.

¿Como distinguir que Muladhara Chakra funciona correctamente?

  • La persona tiene inmensas ganas de vivir.
  • Muestra poder y vitalidad.
  • Está en un estado de “aquí y ahora”

¿Y si está cerrado?

  • Sensación de falta de vitalidad.
  • Tenderá a evitar cualquier tipo de actividad física.
  • Puede caer habitualmente en la enfermedad.
  • Falta de disciplina.

La mayoría de las personas solemos tener tres o cuatro chakras cerrados en algún momento determinado.

Los  chakras metabolizan la energía y nos facilitan información sobre el mundo que nos rodea.

Gracias al Yoga puedes mantener los chakras activos y en buen funcionamiento.

Aquí te dejo un enlace para que puedas conocer las asanas enfocadas a abrir Muladhara Chakra. a través de la plataforma Aomm.tv

Namaste

Fotografía Aomm.tv

Anuncios

Asana: Tadasana

Tadasana o montaña, también llamada Samastbiti, es una de las primeras asanas que se suelen aprender al iniciarse en la senda del yoga. Aunque a primera vista nos pueda parecer simple, hay que realizarla con consciencia para beneficiarse de sus efectos.

Técnica:

Sitúate de pie, con los pies juntos, y los dedos gordos tocándose. Enraizate bien con el suelo, para ello mantén los dedos de los pies lo más abiertos posible.

Tensa las rodillas, subiendo las rotulas. Manten la zona abdominal hacia dentro y el pecho hacia delante, estira todo lo posible la columna y crece hacia arriba, no dejes que esta se arquee.

Manten tus brazos a los lados del cuerpo, tensándolos y manteniendolos activos.

Permanece en esta posición durante varias respiraciones. Puedes realizarla con los ojos abiertos o cerrados, y de esta forma ser más consciente de las sensaciones.

Intenta que el peso del cuerpo esté repartido en ambos lados.

Tadasana, suele ser la base en el comienzo de cualquier serie, y también está presente entre ciclos de Vinyasas para volver a nuestro centro.

Beneficios:

Aporta ligereza al cuerpo y agilidad a la mente

Nos enseña a permanecer de pie correctamente

Mejora la postura

Fortalece los muslos, rodillas, tobillos, abdomen y nalgas

Estabiliza la mente y mejora la concentración

Namasté

Fotografia: Aomm.tv

 

La visualización en el yoga

Siempre me ha gustado utilizar la imaginación en muchos aspectos de mi vida, crear las cosas primero en mi mente y luego en la realidad.

La técnica de la visualización es una herramienta muy poderosa, para trabajar con nuestra mente subconsciente, y llevarla a planos más elevados.

¡Si puedes imaginarlo puedes conseguirlo!, ¡las cosas siempre son creadas dos veces, primero en la mente y luego en la vida real!, son frases que explican claramente la importancia de saber imaginar y visualizar lo que queremos conseguir en la vida, y nuestra dirección en ella.

En la práctica del yoga, tanto en las asanas como en la meditación cualquier practicante sabe como usar esta técnica, forma parte de la enseñanza.

Si hace poco que has comenzado a introducirte en la senda del yoga, me gustaría compartir contigo, algunos puntos importantes que puedes emplear en la hora de tu práctica.

Asanas

Algunas posturas te pueden parecer sobretodo al principio imposibles de realizar, para corregir esta idea, dedica un tiempo a estudiar esas posturas visualizando vídeos y mirando fotografías, luego llévalas a tu mente, para ello túmbate boca arriba en una postura cómoda, cierra los ojos e imagina como entras en la asana siguiendo las instrucciones que has estudiado. Repite este ejercicio las veces que creas conveniente. Cuando estés en tu mat te será más fácil completarla.

 Meditación

La visualización también es sumamente importante dentro de la meditación. Utilizando la respiración puedes visualizar como al inspirar tu cuerpo se llena de prana, de energía, imagina que absorbes una luz blanca que llena todo tu cuerpo, cuando exhales siente como expulsas todo lo negativo, lo que no necesitas.

Otro ejercicio que puedes practicar es sentir tu cuerpo desde dentro, los órganos, las arterias, o las sensaciones externas, tu piel por ejemplo.

Con la practica de la visualización conseguirás una vida más plena y podrás eliminar obstáculos que quizá no te estén dejando avanzar.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 14 de septiembre de 2016.

Fotografía Mukhas Collection

La Energía vital o el prana

Asana: Dhanurasana

Dhanurasana o postura del arco es una asana que enriquece profundamente nuestra espina dorsal y la flexibiliza.

Técnica

  1. Túmbate en el suelo boca abajo.
  2. Dobla la pierna izquierda y coje el tobillo con la mano.
  3. Dobla la pierna derecha y haz lo mismo.
  4. Manten los brazos estirados y arquea el tronco tanto como puedas.
  5. Empuja con las piernas hacia atrás y hacia arriba.
  6. Nota como el peso del cuerpo se suspende sobre el vientre.
  7. Lleva la cabeza hacia atrás.
  8. Procura que la distancia entre las piernas sea similar a la anchura de tus caderas.
  9. Manten tu atención en la región lumbar.
  10. Permanece en la postura de ocho a diez respiraciones.

Beneficios

  • Perfecciona el sistema circulatorio
  • Da elasticidad a los hombros
  • Aporta un masaje a la médula espinal
  • Estimula los nervios y activa la caja torácica
  • Masajea los órganos abdominales
  • Fortalece todo el cuerpo, sobretodo los músculos pectorales y dorsales

Nota: Si al principio notas que es una postura demasiado intensa para ti, intenta ir arqueando únicamente el torso, y poco a poco, con el tiempo puedes ir subiendo las piernas a la vez, para completar la postura.

Namasté

Fotografía Aomm.tv

 

Asana: Salamba Sarvangasana & Halasana

El significado de Alamba es apoyo, sa junto y Sarvanga todo, completo. Por lo tanto su nombre completo sería algo así como “todo el cuerpo apoyado”. También se la reconoce como “postura de la vela”, por su similitud al permanecer el cuerpo totalmente recto y en vertical.

Técnica:

Comienza tumbado de espaldas, con las piernas estiradas y los brazos a los lados del cuerpo. Las palmas de las manos hacia abajo. Ejerce presión con ellas en el suelo y sube las piernas, doblando las rodillas, dirigiéndolas hacia el vientre.

Respira profundamente un par de veces. Aprovecha la espiración para levantar las caderas del suelo. Apoya las manos en ellas. Intenta que el apoyo del cuerpo esté en la parte posterior de la cabeza, en los hombros y en los codos, esto es sumamente importante para no lastimarte el cuello.

Con una espiración estira las piernas, y apunta los dedos hacia arriba.

Permanece en esta postura durante 5 a 8 respiraciones.

Deshaz la postura lentamente, apoyando vertebra a vertebra toda la espalda en el suelo o puedes entrar en Halasana, la postura que la complementa.

halasana
Halasana

La postura de Halasana es parecida a un arado, de ahí su nombre, Hala significa arado. Es una asana rejuvenecedora y suele ser la continuación de Saravangasana o postura de la vela.

Técnica:

Comienza en Sarvangasana (postura de la vela).

Coloca las manos en la parte media de la espalda. Puedes mantenerlas ahí o bajarlas al suelo y juntarlas. Las piernas se dirigen hacia atrás, pero si no te es posible, puedes mantenerlas dobladas, delante del rostro.

Hay que intentar que el tronco permanezca perpendicular al suelo, y que la presión contra el suelo sea con la base de la cabeza, y no con el cuello.

Permanece en esta postura de cinco a ocho respiraciones.

Beneficios:

Tanto la una como la otra son posturas que tienen un efecto rejuvenecedor, sobre todo en los órganos abdominales.

Con Halasana, la columna recibe gran parte de sangre, gracias a la flexión, lo que hace que sintamos un gran alivio si sufrimos de dolores de espalda.

Salamba Sarvangasana, nos aporta un montón de beneficios, ya que muchos organos endocrinos y glándulas se bañan de sangre y segregan hormonas que hacen que nuestro cuerpo y cerebro se encuentren en perfecta armonía.

Actua favorablemente evitando el estreñimiento, trastornos menstruales, hemorroides y hernia inguinal.

Nos aporta vitalidad.

Precauciones:

No intentes realizar Salamba Sarvangasana si sufres de tensión alta o de alguna lesión en el cuello.

Namasté

Fotografía Aomm.tv

La concentración en el yoga y en la vida

Todo practicante de yoga conoce la importancia de la concentración. Cuando realizas una asana has de sentirla desde tu centro, notar como tus músculos se estiran y se contraen en sintonia con la respiración, y convertir cada momento en autentica presencia. Si mientras estás practicando las posturas estás pensando en lo que tienes que hacer durante el día o en lo que hiciste ayer…eso no es yoga.

La concentración no es solo importante en nuestra práctica de yoga, tenemos que aprender a utilizarla en nuestro día a día, realizando cada actividad al cien por cien, dando lo máximo de nosotros mismos.

¿Cuantas veces has olvidado lo que estabas haciendo por saltar a otra cosa sin darte cuenta?, quizá a veces te sorprendes comiendo o realizando algún hábito que te habías propuesto abandonar, ¿tu olfato te suele avisar de que te dejaste algo al fuego por embaucarte en otra tarea?. A todo esto se le suele llamar multitarea, hacer varias cosas a la vez, obteniendo resultados a medias.

Existen muchas técnicas para potenciar y trabajar la concentración, todas con un único objetivo, entrenar la mente, para que no nos distraiga ni nos aleje de nuestra posición en la vida.

1. Meditación. Emplea al menos 25 minutos cada día en alguna técnica de meditación, puede ser simplemente observar tu respiración con los ojos cerrados o visualizar alguna imagen que te inspire.

2. Recitar Mantras. La repetición de mantras (Japa), es una potente técnica para controlar la mente y ejercitar la concentración.

3. No hacer nada. Reserva cada día 30 minutos para sentarte en silencio, sin hacer nada, solo siendo consciente de ese momento.

4. Utilizar una alarma personal. Cuando te des cuenta de que tu mente divaga y no está siendo consciente del momento, parala, para ello utiliza alguna palabra como señal, asegúrate de que sea corta, por ejemplo ¡stop!, ¡basta!, ¡silencio!.

“La concentración depende de tu mente, y al igual que todos los músculos de tu cuerpo necesita ser entrenada“.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Aomm.tv el 3 de junio de 2016.
Fotografia Aomm.tv

La autentica libertad

 

“La libertad más grande es la libertad del pasado.” Jiddu Krishnamurti

La mente habita en el pasado. Si se lo permites, tu pensamiento tenderá a acudir al ayer impidiéndote vivir plenamente el presente.

El pasado puede constituir un filtro, una limitación. Entendemos la realidad actual en función de nuestras experiencias, de lo vivido. Construimos una cárcel de modo inconsciente. Permaneciendo en su interior, entre sus muros, jamás experimentaremos la libertad absoluta.

La rutina, la costumbre, nos lleva a continuar actuando del mismo modo. Una parte de nosotros/as no desea realmente cambiar pues ello implica esfuerzo, incomodidad. Aun con sus contrariedades, es “nuestra prisión”, estamos familiarizados con ella.

Escuchamos esa voz interna que trata de convencernos y aceptamos como cierto lo que nos dice. Pero quedarse conlleva un coste elevado: la carencia de libertad. Y de esa privación emergen a su vez, en mayor o menor medida, todos nuestros problemas.

El primer paso para librarnos de estos pensamientos restrictivos es tomando conciencia de que existen, de que están ahí. El siguiente y definitivo será alejarnos de ellos para que no nos afecten. Todos/as tenemos un pasado, eso es evidente. Pero ello no implica que nos convirtamos en él.

Pequeños rastros serán suficientes para arrastrarnos de nuevo hacia atrás, dificultando que avancemos de forma correcta, impidiéndonos evolucionar. No consiste en olvidar nuestro pasado pues éste es parte inherente de nosotros/as, de lo que somos. La clave es aceptarlo plenamente, sin negación.

“La meditación es volver a la nada para poder crearlo todo.” Sri Swami Purohit

Imagen y texto Sri Swami Purohit

42 días en el corazón

Reto, objetivo, meta…cuando pensamos en estas tres palabras nos acordamos de todas esas cosas que vamos aplazando, y que en el fondo sabemos que si las hiciésemos estaríamos mejor, nos sentiríamos mejor.

Siempre he pensado que para alcanzar algún desafío personal habría que pasar por malos momentos de debilidad y sufrir.

Al enfocar la vida de una forma más espiritual te das cuenta de que “para vencer al enemigo hay que conocerlo”, y de que todas las cosas son creadas por la mente, pero no pueden ser destruidas por ella.

Aunque a la mente no hay que considerarla como nuestra enemiga, si que hay que conocer sus estrategias, hacerla nuestra y entrenarla.

He querido titular a este post 42 días, gracias a una de las enseñanzas de Sri Swami Purohit, gran maestro espiritual al que admiro desde hace tiempo.

42 días es el tiempo que una sustancia permanece en el cuerpo, ¿qué quiere decir esto?, que si por ejemplo queremos deshacernos de un hábito, como por ejemplo, tomar café o azúcar, ese es el tiempo que debemos alejarlo de nosotros, para que desaparezca de nuestro cuerpo físico, pero para dominar la situación en ese proceso entrará en juego la mente y sus impresiones.

Tanto si te trata de un mal hábito como de un comportamiento, primero es necesario tener claridad mental, eso se consigue con la práctica de la meditación, segundo teniendo claro nuestro objetivo y mantenernos en él sin desistir.

Durante ese periodo de tiempo, nos enfrentaremos a momentos de debilidad, que nos servirán de enseñanza, es ahí cuando podemos aprovecharlos para trabajar con nuestra mente, observarla, conocer sus estrategias, y aprender a bajar su volumen o apagarla.

 

Cada vez que nos sintamos tentados a hacer aquello de lo que realmente queremos alejarnos, no pondremos nuestra atención en la mente sino más allá, en nuestro corazón, ya que es ahí donde se encuentran las decisiones correctas y acordes a nuestra verdadera existencia.

Utilizar esta técnica es sumamente importante para ser dueños de nuestra vida y de nuestras decisiones.

Namasté

Fotografía *Joyas Mala de Rudraksha y gemas de Mukhas Collection 

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 19 de Mayo de 2016.

Respira…y olvídate del insomnio

Ya estamos metidos de lleno en el mes de septiembre, dentro de poco empezaremos a notar como los días se acortan, oscurece antes, y nuestros hábitos de vida pasan a un plano más relajando e introspectivo.

Todos estos cambios a veces nos pueden resultan un tanto incómodos y notar como a nuestro cuerpo le cuesta acostumbrarse. Uno de los momentos en donde solemos ser más sensibles al cambio de rutina es a la hora de dormir, pero afortunadamente siempre tendremos a mano la herramienta más poderosa que existe para que no nos afecten en nuestro descanso nocturno, la respiración.

Si estas empezando a notar ciertos síntomas de insomnio y te cuesta conciliar el sueño, te recomiendo este ejercicio respiratorio y de conciencia corporal.

Túmbate boca arriba, separa tus piernas y deja caer los pies relajados hacia los lados. Toma una inspiración larga y profunda, mantén el aire en tus pulmones mientras cuentas hasta tres. A continuación expulsa el aire, suave y lentamente.

Repite este ciclo de respiración varias veces.

Se consciente de todo tu cuerpo, esta vez dirigiendo la inspiración a cada zona, tus manos, piernas, pecho, espalda…

Imagina que con cada inspiración vas llenando tu interior de luz, una luz blanca, y con cada exhalación eliminas toda tensión y todo bloqueo interno, incluyendo pensamientos, obsesiones y todo lo que enturbie tu mente.

Déjate ir, y mantente en ese estado el tiempo que necesites.

Cuando estés preparado para recuperar el control de tu cuerpo, empieza a moverlo lentamente, estírate y abre tus ojos.

Namasté

Fotografía Aomm.tv