Ensalada templada con calabaza asada

 

La calabaza es uno de los alimentos que últimamente no falta en mi cocina, lo que más me gusta es su versatilidad, puedes preparar innumerables platos con ella, estofados, cremas y purés, ensaladas, o simplemente asada y condimentada con algunas especias.

Esta ensalada es genial para la estación en la que acabamos de entrar, la primavera, una vez preparada la puedes guardar en la nevera y comerla fresquita o recién hecha, y de esta forma aprovechar el contraste de temperatura al incorporarle la calabaza asada.

Es un plato lleno de nutrientes, vitaminas, minerales y grasas saludables.

Ingredientes

  • Rucula y canónigos (1 bolsa)
  • Calabaza (300 gramos)
  • Aceitunas negras (a gusto)
  • 1 Aguacate troceado
  • Frutos secos o semillas (opcional)

Aliño

  • Aceite de oliva (2 cucharadas)
  • Vinagre de sidra (2 cucharadas)
  • Sal
  • Tahin
  • Pimienta
  • Pimenton dulce
  • Hiervas provenzales

Preparación

Trocear la calabaza, ponerla en una fuente de horno, rociar con aceite, sal, pimienta, pimentón dulce y las hiervas provenzales, introducirla en el horno a 200 grados durante 30 minutos.

Mientras se hornea disponer el resto de ingredientes en una ensaladera, la rucula, los canónigos, las aceitunas (negras o verdes sin hueso), y el aguacate.

Preparar el aliño (si la mezcla resulta demasiado espesa puedes añadir un poquito de agua).

Una vez cocinada la calabaza, incorporarla a la ensalada.

Puedes añadirle si lo deseas frutos secos o semillas para darle más variedad de textura.

¡Buen provecho!

Anuncios

Lo que no digerimos en la vida

Alimentos no adecuados, emociones negativas, situaciones pasadas, procesos de estrés demasiado prolongados… Con ellas, creamos “Ama” en relación a todo aquello que no conseguimos digerir. 

Cuanto menos Ama, más energía vital dispondremos. Analizamos detenidamente este concepto, y en especial como conseguir no generarlo.

¿Como evitar “ama” en nuestro cuerpo?

Antes de comenzar cualquier tratamiento o terapia, siempre lo más adecuado es limpiar o “vaciar” nuestro cuerpo de toxinas, al igual que ocurre cuando nos disponemos a reformar una habitación de nuestra casa, primero debemos limpiarla para luego llenarla.

Todos sabemos que el cuerpo y la mente están unidos, por lo tanto para curar la mente hay que curar primero el estomago y a la inversa. El colon es el principal lugar de absorción de prana y el punto inicial de muchas enfermedades.

Según el Ayurveda en el momento que el cuerpo se desequilibra este crea una toxina llamada “ama”, un acumulo de reacciones químicas que van liberándose en nuestra sangre, obstruyendo nuestro cuerpo y nuestra mente.

Al ingerir ciertos alimentos que nuestro cuerpo no puede digerir ni absorber, se van acumulando en el intestino delgado, es entonces cuando se transformar en esta sustancia tóxica.

 Posibles causas de producción de ama
  • Tener el fuego digestivo (agni)  debilitado o dañado.
  • Sufrir de estreñimiento, lo que provoca la retención de alimentos.
  • Mala alimentación.
  • Acidificación en la sangre a causa del exceso de ciertos alimentos o de malos hábitos (carnes, embutidos, alcohol, tabaco, estrés).
  • Mala combinación de alimentos.
  • Actitudes mentales o emociones negativas.

Como evitar la formación de ama

  • Comer siempre en un ambiente tranquilo, en buena compañía, sin distracciones.
  • Concentrarse en lo que le estamos dando a nuestro cuerpo, estando presentes.
  • Masticar bien los alimentos, comer despacio.
  • Evitar comer si no se tiene hambre.
  • No comer comidas demasiado grasas ni pesadas, sobretodo por la noche.
  • No beber mucho líquido durante las comidas, y si se hace que sea en sorbos pequeños.
  • Evitar el café, el alcohol y el tabaco.
  • Al terminar de comer, permanecer 5 minutos sentado y a continuación dar un paseo para facilitar la digestión.
  • Esperar al menos 3 horas antes de irnos a dormir.
  • Cenar ligero.
  • Evitar alimentos y bebidas muy frías o muy calientes, debilitan el aparato digestivo.
  • No comer comidas “chatarra” o alimentos procesados, recalentados, sobras, etc…
  • Disminuir el consumo de carne.
  • No reprimir las emociones.
  • Alejarse de personas o situaciones que nos dañan.
  • Practicar algún tipo de deporte o simplemente andar diariamente una hora.
  • Reservar cada día un tiempo para la meditación, nos ayudará a procesar y asimilar nuestros pensamientos y emociones.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 29 de Julio de 2016.

Fotografía Mukhas Collection

Los sabores de la vida

Todo en nuestra vida tiene un sabor, ¿cuántas veces escuchamos cosas así como…¡qué trago más amargo!, ¡me endulzas la vida!, ¡qué persona más salá!?

Los sabores están asociados a nuestra vida, aunque siempre los relacionemos con la comida, son energía.

La medicina ayurvédica, nos dice que cuando ingerimos algo, lo primero que nos encontramos es el gusto o “rasa”, y que la esencia de los alimentos es el sabor, y la esencia del sabor es la energía.

Al igual que todo lo que forma parte del universo, cada sabor se compone de los cinco elementos, y nos van a afectar tanto en la mente como en el cuerpo y en nuestro mundo espiritual.

Cada persona puede hacer que su vida sea dulce, amarga o picante.

El sentido del gusto afecta directamente a nuestro sistema nervioso a través de la energía vital o “prana”.

Los cinco sabores

Sabor dulce

Relacionado con el elemento agua y tierra. Nos nutre e incrementa los tejidos. Apacigua el hambre, y la sed. Nos produce bienestar, tranquilidad y nos seda. Miel, calabaza, zanahorias, chirivía, todos los granos integrales, frijoles, lentejas, productos lácteos.

Sabor amargo

Sus elementos aire y éter. Equilibra y restaura los demás sabores, purifica, antiinflamatorio, actúa contra los parásitos, beneficioso para evitar el sobrepeso. Cúrcuma, endivias, rábanos, lechuga, apio, espárragos.

Sabor ácido

Elemento fuego y tierra. Aumenta el apetito, nos ayuda con la digestión, es carminativo, a nivel emocional nos despierta la conciencia y el espíritu. Limón, pepinillos, ciruelas, mandarinas, yogurt.

Sabor salado

Elemento agua y fuego. Estimula la digestión, nos ayuda a eliminar secreciones, en exceso retiene líquidos. Sal, salsa de soja, gomasio, algas.

Sabor picante

Elemento fuego y aire. Es purificante, también estimula las secreciones y el fuego digestivo “agni”, es curativo, reduce la obesidad. Nos hace extrovertidos, pero en exceso nos puede volver irritables. Cebolla, ajo, romero, hierbabuena, canela, jengibre, pimienta.

Sabor astringente

Elemento tierra y aire. Nos seda, cura úlceras y hemorragias. Nos hace más introvertidos, en exceso nos volverá inseguros. Banana, membrillo, té…

Para encontrar el equilibrio en la vida, a la hora de alimentarnos es importante que en nuestros platos podamos encontrar además de variedad de colores, los cinco sabores, de esta forma nos sentiremos saciados y en sintonía con la vida.

Namasté,

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 25 de Junio de 2016.

Fotografía Mukhas Collection

Ruturcharya o “rutina estacional”

Según la medicina Ayurvédica,todas las personas deberíamos empezar a hacer un cambio de rutina unos quince días antes de cada cambio de estación, empezando por una limpieza profunda de nuestro cuerpo, interior y exteriormente. Para ello podemos comenzar con un par de días de ayuno, alimentándonos con frutas, verduras, jugos, infusiones y agua, ofreciéndole un descanso a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

Una vez hemos eliminado las toxinas acumuladas, es momento de implantar nuevos hábitos que aunque los incorporemos lentamente, a la larga notaremos un profundo cambio en nuestra vida.

A continuación os dejo un listado, ejemplo de rutinas para dos semanas, aunque la lista la podéis modificar a vuestro gusto, teniendo en cuenta que todo nuevo cambio ha de ser una mejora personal. También puede variar el tiempo para implantarlas, dos semanas, tres, cuatro…, lo importante es que el cambio sea algo natural y consciente.

Rutinas

Primera semana

• Revisa tus armarios y tu nevera, elimina todos los alimentos en mal estado, procesados, con azucares añadidos.
• Prescinde del microondas y de recalentar tus alimentos.
• Sustituye los azucares por stevia, frutas, pasas, sirope de ágave…
• Hazte con una buena provisión de frutas y verduras.
• Cambia la decoración de tu casa. Elimina lo viejo, lo que no uses. Minimiza.
• Toma un suplemento de Vitamina C.
• Incorpora ejercicios de Pranayama diarios, puedes empezar con tan solo cinco minutos.
• Reemplaza el café por infusiones de hierbas.
• Pásate a lo integral, pan, cereales, pasta.

Segunda semana

• Haz ayuno de noticias, ¡apaga la televisión!
• Mejora tus compañías.
• Ten más contacto con la naturaleza.
Medita diez minutos cada día.
• Lee temas espirituales.
• Toma cada día zumo de naranja.
• Reduce el consumo de proteínas animales.
• Sal a pasear.
• Incorpora especias a tus alimentos (cúrcuma, canela, cardamomo).
• Reserva tiempo para darte un masaje.
• Sonríe.
• Perdona, olvida, deja ir.

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Aomm.tv el 23 de junio de 2016.

Fotografía Aomm.tv

Los alimentos como energía

Uno de los objetivos a la hora de alimentarnos es el de llenarnos de energía y proporcionar los nutrientes adecuados a nuestro cuerpo, pero no siempre tenemos en cuenta este concepto cuando nos sentamos en la mesa.

El significado de alimentarnos debería ser siempre el de nutrirnos con una dieta sana, natural y equilibrada.

La ciencia de la medicina china, se centra principalmente en la energía de los alimentos, que pueden clasificarse como alimentos Ying y alimentos Yang.

Tanto unos como otros pueden ser extremos, lo que conlleva que necesitemos consumir alimentos poco saludables para contrarrestar sus efectos. Si por ejemplo hemos comido carne, notaremos que nuestro cuerpo nos está pidiendo algún alimento dulce, café, algún lácteo…

Si lo que comemos pertenece a alimentos con energía Ying, como podría ser alguna bebida azucarada, sentiremos necesidad de compensar con alimentos Yang, queso, embutido, etc…

Alimentos Ying extremos

Son los que nos crean hinchazón, enfrían, desconcentran, tienen un efecto rápido, bloquean las grasa y nos hacen acumular líquido.

Alcohol, café, bebidas azucaradas, lácteos, frutas tropicales, solanáceas (pimientos, tomates, berenjenas, patatas…).

Alimentos Yang extremos

Acumulan, engordan, crean sensación de calor, y nos dan necesidad de dulce.

Marisco, aves, carnes, quesos, huevos, embutidos, pizzas, bollería, sal.

Lo ideal para mantener nuestra energía equilibrada es optar por alimentos con vibración estable, y consumirlos diariamente:

  • Endulzante naturales (melazas de cereales, sirope de agave, concentrados de fruta naturales).
  • Frutas frescas (locales)
  • Frutas secas
  • Semillas
  • Verduras verdes, redondas, de raíz.
  • Algas
  • Legumbres
  • Proteínas vegetales (Seitan, Tofu, Ahumados, Tempeh)
  • Cereales integrales y pasta integral
  • Pescado

Namasté.

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Marzo de 2016.

Yoga y belleza

El objetivo de practicar yoga no está en ser más bello físicamente, aunque tengamos este plus que nos aporta su practica, el verdadero yogui conoce su autentico significado, y no es eso lo que busca.

En este artículo me gustaría hablaros de como el Yoga, de forma natural nos hace sentir más bellos, empezando por el interior.

Uno de los primeros efectos de su practica es notar cómo “te tomas la vida” de una forma más relajada, aceptando lo que viene y no dejando que te afecten las situaciones externas.
El mundo lo siente también, quizá escuches algo así como…¡te veo diferente!.

Esto, si lo llevamos al plano físico, lo notamos en nuestra piel, empezando por el rostro, mucho más calmado, y relajado. Es entonces, cuando te preguntas ¿para que sirven todas esas cremas que intentan vendernos como pócimas mágicas?. He de reconocer que personalmente no me desagradan algunos aceites y bálsamos naturales, los uso en algunas ocasiones, pero siempre a modo de refuerzo, no como “producto milagro”.

“Nuestra piel lo que realmente necesita es hidratación y oxigeno, y eso el Yoga nos lo regala”.

Otro de los efectos favorables hacia nuestra piel, es que gracias a la practica del Pranayama y de la meditación, le aportamos a nuestro cuerpo, el suficiente oxigeno para renovarse y depurarse, claramente se puede notar en la piel, al cabo de unas semanas, más lisa, y luminosa.

No menos importante es la alimentación, que inevitablemente cuando nos embaucamos en la senda del yoga comenzamos a ser más conscientes de los alimentos que comemos, nos damos cuenta de que el verdadero sentido de comer es el de nutrirnos, introducimos alimentos “vivos”, fruta, verduras, vegetales, cereales, semillas, frutos secos, infusiones …Esto nos ayuda a hidratarnos y a tener todos los nutrientes que nuestro cuerpo y nuestra piel necesita, el cabello también lo agradece…

Al final, te sientes bien, sientes tu belleza natural, en el interior, y en el exterior.

¿Quieres ser más bell@?…¡Practica Yoga!

*Artículo publicado en el blog de aomm.tv el 21 de abril de 2016

Renacer y renovarse en primavera

No se vosotros, pero a mi la primavera es una estación que me encanta, por muchos motivos, por ejemplo, oscurece más tarde, la temperatura es cálida, es más fácil levantarse temprano, y la naturaleza brilla con todo su esplendor.
En primavera la energía es ascendente y activa, ya lo dicen “la primavera la sangre altera”.
Normalmente en está estación nuestro apetito disminuye y nuestro cuerpo de forma natural se centra en limpiarse a si mismo, tanto a nivel físico, como a nivel emocional, es por eso que nuestras emociones estén más a “flor de piel”.

Personalmente siento que es una estación para renovarse, y de ver las cosas de forma diferente, entrando más en contacto con nuestra verdadera naturaleza.

Al igual que en el resto de estaciones, la primavera requiere de unas pautas a la hora de alimentarnos, para poder recibirla con vitalidad y alegría.

En primavera el hígado y la vesícula biliar son los órganos que requieren más atención y cuidado, y dentro de la medicina china su elemento es madera.

Alimentos en primavera

Evitar los alimentos grasos y pesados, también los alimentos muy salados como la salsa de soja, miso, carnes, huevos, embutidos, quesos…
Intentar que nuestra dieta sea lo más ligera posible, plantas tiernas, hojas verdes frescas, germinados, y granos integrales.
Tomar infusiones de te de menta, diente de león, te verde.
Opta por la fruta para tus desayunos, en licuado o entera, te ayudaran a depurar tu organismo.
Hiervas pungentes, albahaca, hinojo, mejorana, romero,perejil, eneldo, hojas de laurel, cardamomo, cúrcuma.
Verduras de raíz y dulces, como la zanahoria, chirivía, nabo, rábano.
Incluir también algas, cebollas, limones y ajos, para limpiar y liberar nuestro cuerpo de residuos.
La espirulina es un alga de gran ayuda en primavera, para desintoxicarnos de los excesos del invierno, la podéis encontrar en capsulas o en polvo.
El cardo mariano, está especialmente indicado para desintoxicar el hígado y estimular su regeneración.

Preparación de los alimentos

Cocina tus alimentos de una forma más simple.
Come diariamente alimentos crudos (traen renovación).
Cuece tus alimentos por menos tiempo pero a más temperatura (salteados).
Cuando cocines con agua, no utilices mucha,lo ideal es una cocción ligera o al vapor.

Recomendaciones

Al ser el hígado el órgano más congestionado en primavera, es habitual sentirnos tensos y alterados,  por eso es recomendable realizar actividades que nos relajen, pasear en las horas más cálidas, practicar yoga y meditación, pintar, escuchar música relajante, estar en la naturaleza…

“La naturaleza nos ofrece en esta estación la oportunidad de renovarnos y de renacer, fluir y seguir sus señales es la mejor lección que podemos aprender”

Namasté

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Abril de 2016.

Quinoa con verduras crujientes

¿A quien no le gusta la Quinoa?, creo que todos los que ya la habéis probado, os encanta como a mi. No se si será por su textura, por lo nutritiva que es o por lo versátil que es, ideal para ensaladas y  también para platos calientes.

Al igual que el arroz integral, me aseguro de que nunca falte en mi despensa.
Lo mejor de este tipo de cereales, es que puedes crear y probar con ellos un montón de recetas, como la que hoy os traigo, su nombre lo dice todo, cuando la preparé sabia que estaría buena, pero me quedé corta, ya que quedó buenísima, por su sabor especiado, su textura y colorido.
Un punto muy importante es no cocinar mucho las verduras, para poder apreciar la combinación de texturas y sacarle más partido a los nutrientes.

Ingredientes

Un vaso de Quinoa
Dos vasos de agua o caldo vegetal
Un diente de ajo
Medio puerro
Un trozo de pimiento verde
Un trozo de pimiento rojo
Una zanahoria
Sal
Salsa de soja o Tamari
Pimienta
Cominos
Aceite de oliva o sésamo

Preparación

Lavar la Quinoa debajo del grifo en un colador.
Mientras tanto poner el agua o caldo a hervir, incorporar la Quinoa, tapar y cocer durante 15 o 20 minutos.
En una sarten sofreir las verduritas con el aceite de oliva o sésamo, y una pizca de sal, unos 3 o 4 minutos.
A la hora de trocear las verduras personalmente me gusta jugar con las formas, para darle más variedad a los platos, en este caso, la zanahoria la he troceado de forma circular, el pimiento rojo y verde en tiras, y el puerro en trozos más pequeños. El ajo prefiero dejarlo bien picado.
Cuando la Quinoa esté cocida, la incoporamos a las verduras, añadiremos un poquito de salsa de soja o tamari, y las especias.
Emplatar.
¡Buen provecho!

Este invierno, ¡Siéntete radiante!

Hace unos meses compartí con vosotros un artículo en donde os hablaba sobre como mantener una energía saludable en otoño, ahora, que estamos sumergidos en pleno invierno he pensado que es buena idea, indagar un poco en la estación más fría y oscura del año.

El invierno tiene su parte mágica,  es una época de descanso, tiempo para la meditación profunda, y para almacenar nuestra energía. También nos volvemos más receptivos e introspectivos. Tanto el frío como la oscuridad nos empujan de alguna manera hacia dentro, lo que nos invita a conocernos más profundamente.

Hay que tener cuidado con la parte menos positiva de esta estación, ya que por ejemplo corremos el peligro de abandonarnos por completo a la pasividad y sufrir sus consecuencias, aumentar de peso, desgana, apatía, temores…

La emoción que prevalece en invierno es el miedo, los riñones y la vejiga son los órganos que se ven más afectados. También se dice que la capacidad auditiva aumenta en invierno, siendo más sensibles a los sonidos, siempre que tengamos unos riñones sanos.

Según la fisiología china cada órgano de nuestro cuerpo está relacionado con un elemento, y en este caso el elemento es el agua.

Al igual que en el resto de estaciones, en invierno necesitamos un tipo de alimentación, y buenos hábitos, para que nuestra energía no decaiga y nos sintamos llenos de vitalidad.

Recomendaciones alimentarias

  • Toma alimentos salados y amargos (sin abusar), ya que promueven el descanso y la concentración. Este tipo de alimentos enfrían la parte exterior de nuestro cuerpo,  y llevan el calor hacia el interior.
  • Opta por las sopas espesas, calientes, los granos integrales, miso, salsa de soja, algas, nueces, semillas…
  • Elige verduras como endivias, nabos, apio, espárragos, alfalfa.
  • Compra tus frutas y verduras en mercados locales, y que sean alimentos de temporada.
  • Busca la parte amarga de algunas frutas y verduras, por ejemplo la ralladura de limón, hojas exteriores de col…
  • Añade cereales como el centeno, avena, quinoa, amaranto, trigo sarraceno. Incluyelos en tus desayunos, en forma de porrige.
  • Evita los alimentos fríos, sobre todo por la noche.
  • Utiliza especias para aportarles calor y sabor a tus platos, como el jengibre, cardamomo, pimienta, clavo y ajo.
  • Haz de las infusiones tus aliadas, té rooibois, Chai tea, te blanco, té de menta, té yogui…

image

*Joyas Mala de Rudraksha y gemas de Mukhas Collection

Estilo de vida

  • Cultiva tu interior. Aprovecha las horas más frías del día para escucharte, descansar, meditar…
  • No abandones tu práctica de yoga o el deporte que realizas el resto del año, piensa que la actividad física te fortalece en todos los niveles.
  • Aprovecha las horas de sol, sal a pasear, llénate de su energía.
  • Enfréntate a tus miedos. En invierno está emoción está más acentuada, no aplaces, ni postergues lo que sabes que tienes que hacer. En cuanto notes la emoción actúa inmediatamente, no dejes que el miedo te reste energía.
  • Haz que sea una estación nutritiva, en todos los niveles, eligiendo tus alimentos, tus bebidas, tus libros, tus películas, tus amistades, tu tiempo…

Todas las estaciones tienen características especiales y únicas, ¡aprovéchalas!

Namasté.

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 21 de Enero de 2016.

Equilibra tu alimentación con el Ayurveda

Fotografia Aomm.tv

Las Navidades ya están aquí, en este periodo del año, nuestra vida se ve rodeada de excesos, compras abundantes, compromisos sociales, y también de una alimentación poco saludable.

Hoy me gustaría hablaros del Ayurveda, está ciencia milenaria nos dice que alimento es todo lo que entra a través de todos nuestros sentidos. Si reflexionamos en ello es fácil entender el porque nos sentimos pesados, cansados y faltos de energía cuando terminan las fiestas navideñas , estamos sobrecargados en todos los niveles.

Aunque no siempre podemos escaparnos de ciertos compromisos ni del típico menú Navideño, y tan apetecible para nuestros sentidos, es interesante conocer como los alimentos nos afectan psicológica y físicamente.

Tipos de alimentos

Rajasicos– son alimentos que llevan hacia fuera nuestra energía, el café, la sal, harinas blancas, azúcar blanca, el alcohol…Al tomarlos nos sentiremos con el típico subidón de energía, pero al cabo de unas horas notaremos el efecto contrario, decaimiento y cansancio.

Tamasicos-son habituales en las cenas y comidas Navideñas, como por ejemplo los asados con grandes cantidades de grasas. También la típica costumbre de aprovechar las sobras de la noche anterior, aumenta el estado tamasico en la persona, inactividad y pesadez.

Satvicos– estos alimentos son los que realmente nos aportan energía, ya que es fácil imaginar como el sol ha llegado hasta ellos, frutas, verduras, cereales integrales, semillas, frutos secos…

Una de las premisas ayurvedicas es dejar de acumular toxinas en nuestro cuerpo, ayudarlo a limpiarse. Por lo tanto puede ser de gran ayuda aumentar los alimentos Satvicos sobre todo en las fechas navideñas.

Tips para unas Navidades más saludables

  • Se selectivo con tus compromisos, elige los que realmente sabes que te harán sentir bien y no crearan tensión en ti.
  • Sigue con tus rutinas saludables, deporte, meditación, yoga, ¡cuídate!
  • Tras una gran comida o cena social finaliza la velada comiendo fruta fresca y una infusión.
  • Compensa los excesos gastronómicos, prepara tu siguiente comida con ingredientes naturales y nutritivos, vegetales, frutas, jugos y verduras.
  • Recuerda que el objetivo de la alimentación es nutrirte, pregúntate que es lo que te va a aportar lo que estás a punto de ingerir.
  • No comas si no tienes hambre.
  • Busca el equilibrio, es igual de malo la inactividad como el exceso de actividades. También lo es no comer como el comer en exceso.
  • Si sientes tensión o quizá ha habido alguna discusión o momento poco agradable, no intentes compensarlo con algún alimento insano, respira profundo, busca un lugar que puedas estar a solas y escuchate.

Las Navidades son unas fechas mágicas, en donde lo más importante es recordar su autentico significado. Puedes disfrutar de ellas, sin dañarte a ti mismo.

Namasté