Los sabores de la vida

Todo en nuestra vida tiene un sabor, ¿cuántas veces escuchamos cosas así como…¡qué trago más amargo!, ¡me endulzas la vida!, ¡qué persona más salá!?

Los sabores están asociados a nuestra vida, aunque siempre los relacionemos con la comida, son energía.

La medicina ayurvédica, nos dice que cuando ingerimos algo, lo primero que nos encontramos es el gusto o “rasa”, y que la esencia de los alimentos es el sabor, y la esencia del sabor es la energía.

Al igual que todo lo que forma parte del universo, cada sabor se compone de los cinco elementos, y nos van a afectar tanto en la mente como en el cuerpo y en nuestro mundo espiritual.

Cada persona puede hacer que su vida sea dulce, amarga o picante.

El sentido del gusto afecta directamente a nuestro sistema nervioso a través de la energía vital o “prana”.

Los cinco sabores

Sabor dulce

Relacionado con el elemento agua y tierra. Nos nutre e incrementa los tejidos. Apacigua el hambre, y la sed. Nos produce bienestar, tranquilidad y nos seda. Miel, calabaza, zanahorias, chirivía, todos los granos integrales, frijoles, lentejas, productos lácteos.

Sabor amargo

Sus elementos aire y éter. Equilibra y restaura los demás sabores, purifica, antiinflamatorio, actúa contra los parásitos, beneficioso para evitar el sobrepeso. Cúrcuma, endivias, rábanos, lechuga, apio, espárragos.

Sabor ácido

Elemento fuego y tierra. Aumenta el apetito, nos ayuda con la digestión, es carminativo, a nivel emocional nos despierta la conciencia y el espíritu. Limón, pepinillos, ciruelas, mandarinas, yogurt.

Sabor salado

Elemento agua y fuego. Estimula la digestión, nos ayuda a eliminar secreciones, en exceso retiene líquidos. Sal, salsa de soja, gomasio, algas.

Sabor picante

Elemento fuego y aire. Es purificante, también estimula las secreciones y el fuego digestivo “agni”, es curativo, reduce la obesidad. Nos hace extrovertidos, pero en exceso nos puede volver irritables. Cebolla, ajo, romero, hierbabuena, canela, jengibre, pimienta.

Sabor astringente

Elemento tierra y aire. Nos seda, cura úlceras y hemorragias. Nos hace más introvertidos, en exceso nos volverá inseguros. Banana, membrillo, té…

Para encontrar el equilibrio en la vida, a la hora de alimentarnos es importante que en nuestros platos podamos encontrar además de variedad de colores, los cinco sabores, de esta forma nos sentiremos saciados y en sintonía con la vida.

Namasté,

*Artículo publicado en el blog de Mukhas Collection el 25 de Junio de 2016.

Fotografía Mukhas Collection

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s