Asana: Salamba Sarvangasana & Halasana

El significado de Alamba es apoyo, sa junto y Sarvanga todo, completo. Por lo tanto su nombre completo sería algo así como “todo el cuerpo apoyado”. También se la reconoce como “postura de la vela”, por su similitud al permanecer el cuerpo totalmente recto y en vertical.

Técnica:

Comienza tumbado de espaldas, con las piernas estiradas y los brazos a los lados del cuerpo. Las palmas de las manos hacia abajo. Ejerce presión con ellas en el suelo y sube las piernas, doblando las rodillas, dirigiéndolas hacia el vientre.

Respira profundamente un par de veces. Aprovecha la espiración para levantar las caderas del suelo. Apoya las manos en ellas. Intenta que el apoyo del cuerpo esté en la parte posterior de la cabeza, en los hombros y en los codos, esto es sumamente importante para no lastimarte el cuello.

Con una espiración estira las piernas, y apunta los dedos hacia arriba.

Permanece en esta postura durante 5 a 8 respiraciones.

Deshaz la postura lentamente, apoyando vertebra a vertebra toda la espalda en el suelo o puedes entrar en Halasana, la postura que la complementa.

halasana
Halasana

La postura de Halasana es parecida a un arado, de ahí su nombre, Hala significa arado. Es una asana rejuvenecedora y suele ser la continuación de Saravangasana o postura de la vela.

Técnica:

Comienza en Sarvangasana (postura de la vela).

Coloca las manos en la parte media de la espalda. Puedes mantenerlas ahí o bajarlas al suelo y juntarlas. Las piernas se dirigen hacia atrás, pero si no te es posible, puedes mantenerlas dobladas, delante del rostro.

Hay que intentar que el tronco permanezca perpendicular al suelo, y que la presión contra el suelo sea con la base de la cabeza, y no con el cuello.

Permanece en esta postura de cinco a ocho respiraciones.

Beneficios:

Tanto la una como la otra son posturas que tienen un efecto rejuvenecedor, sobre todo en los órganos abdominales.

Con Halasana, la columna recibe gran parte de sangre, gracias a la flexión, lo que hace que sintamos un gran alivio si sufrimos de dolores de espalda.

Salamba Sarvangasana, nos aporta un montón de beneficios, ya que muchos organos endocrinos y glándulas se bañan de sangre y segregan hormonas que hacen que nuestro cuerpo y cerebro se encuentren en perfecta armonía.

Actua favorablemente evitando el estreñimiento, trastornos menstruales, hemorroides y hernia inguinal.

Nos aporta vitalidad.

Precauciones:

No intentes realizar Salamba Sarvangasana si sufres de tensión alta o de alguna lesión en el cuello.

Namasté

Fotografía Aomm.tv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s