Otoño y energía vital

image

El otoño ya está aquí, tiempo de agrupar, recolectar y de quietud. Época de estudio y de planear, la energía se dirige hacia el interior, en forma descendiente.

Es momento de organizarnos, y de planear lo que vamos a cocinar en esta estación, en donde la esencia de los alimentos se percibe a través del olfato, y que se relaciona con el elemento metal y los pulmones.

Si queremos estimular la actividad en el cuerpo y poder enfocarnos mentalmente, nos será de gran ayuda incluir alimentos agrios en nuestra dieta, como por ejemplo la col, encurtidos, yogurt, limones, manzanas y uvas.

A la hora de cocinar lo haremos con menos agua, a una temperatura más baja y por periodos más largos de tiempo.

En otoño está más pronunciada la emoción de la tristeza, relacionada con los pulmones y el intestino grueso. Las personas propensas a esta emoción en esta época del año suelen sentirla más acentuada, es recomendable despejar y aclarar las emociones no resueltas, enfocándonos internamente, y realizando respiraciones largas y profundas.

Las personas fumadoras o con enfermedades crónicas respiratorias también pueden sufrir aún más los síntomas de desequilibrio en los pulmones, molestias punzantes, presión en el pecho, tos, respiración limitada.

Si llevamos una vida sedentaria, una dieta inadecuada, comemos en exceso, consumimos lácteos y otros alimentos que congestionan, nuestros pulmones sentirán aún más el desequilibrio, al igual que el uso de fármacos, tabaco, etc… contribuirán a que nos sintamos cansados, tensos, con problemas de piel y el cabello.

Alimentos purificadores y protectores

Alimentos mucilaginosos. Nos ayudan a la renovación de la membrana mucosa de los pulmones y del intestino grueso. Algas marinas como el Kombu, semillas de linaza y semillas de fenogreco.
Verduras verdes-oscuras. Efecto protector gracias a abundante beta caroteno (precursor de la vitamina A). Estimulan la actividad inmunológica, protegen los pulmones, y el intestino grueso contra el cáncer. Zanahorias, calabaza, brócoli, perejil, acelgas, espinacas, canónigos, rúcula, col rizada kale, nabo, hojas verdes de mostaza, berro.
Los alimentos verdes mejoran la digestión de las proteínas y de las grasas.
Fibra. Nos ayudan a limpiar los pulmones y el intestino grueso. Salvado de trigo, frutas de temporada, zanahorias, avena, arroz integral.
Alimentos cocidos. Evitaremos alimentos enfriadores y generadores de moco.
Especias y hierbas. Hinojo, fenogreco, linaza, jengibre, rábano daikon, raiz de malba.
Para estimular la función de los órganos relacionados con esta estación, es recomendable de vez en cuando realizar algún ayuno a base de verduras, frutas, sopas vegetales, e infusiones de hierbas.

Hacer una limpieza de los pulmones e intestino grueso una vez al año a través de una buena alimentación con alimentos protectores nos ayudará a tener menos resfriados y gripes, también tendremos una mayor energía y menos apegos emocionales insanos.

¡Feliz otoño!

image

Yoga & Té para Mukhas Collection dentro de la colaboración mensual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s